Una aproximación al concepto de color

Según la primera acepción de la RAE, color es la «sensación producida por los rayos luminosos que impresionan los órganos visuales y que depende de la longitud de onda. U. t. c. f.»; citando parcialmente a Wikipedia, «El color… es una percepción visual que se genera en el cerebro… al interpretar las señales nerviosas que le envían los fotorreceptores… que a su vez interpretan… las distintas longitudes de onda que captan de la parte visible del espectro electromagnético (la luz)«.

De esta manera, podemos concebir el color como la interpretación que hace nuestro cerebro del efecto producido por la luz en nuestros órganos visuales, sin que esta definición se aparte demasiado de las anteriores.

Aceptando que el color es una cualidad que asignamos a los elementos que nos rodean a partir de nuestro propio sentido de la visión; como una interpretación subjetiva de una parte de la realidad, trataremos de entender los fundamentos del modelo aditivo de colores RGB.

Esquematización de la visión RGB

La franja del espectro electromagnético visible por el ojo humano, llamado «Luz blanca«, es percibida por nuestro sistema de visión según sus componentes de RGB, donde cada color, visible por un grupo de células fotorreceptoras específicas, corresponde a un rango dentro de este espectro.

Nuestro sistema de visión, la luz y el modelo de colores RGB

El sistema de visión humano percibe los colores a través de la luz que llega a los ojos, los que poseen dos tipos células fotorreceptoras:

  1. Conos: responsables de la visión policroma;
  2. Bastones: responsables de nuestra visión en bajas condiciones de luz, incapaces de distinguir el color.

Por otra parte, entre los conos, existen 3 tipos de receptores diferentes, nombrados según las longitudes de ondas a las que cada una de ellos es sensible:

  • L (long), correspondiente a la visión del Rojo (R – Red): Entre 618 y 780 nm, aprox. (Wikipedia);
  • M (medium), correspondiente a la visión del Verde (G – Green): Entre 529 y 497 nm, aprox. (Wikipedia);
  • S (short), responsables de la «visión» del Azul (B – Blue): Entre 460 y 482 nm, aprox. (Wikipedia).

Clic sobre la imagen para ampliar.

Rojos, verdes y azules

La galería anterior nos muestra una gradación de rojos, verdes y azules, junto a su escala acromática, como representación aproximada de los niveles de luminosidad de cada uno de ellos.

Ejemplo de colores a partir de las luces RGB

Afectando la luminosidad de cada uno de los «colores primarios» podremos obtener toda el espectro visible de colores.
Nota: Si bien el gráfico no cumple los rigores técnicos necesarios, sí ilustra como trabajan estas síntesis cromáticas.

¿Cómo percibimos el resto de los colores a partir de RGB?

En la práctica es fácil comprobar que, a iguales cantidades de rojo (R), verde (G) y azul (B) obtendremos los siguientes como resultantes:

  • R + G = Amarillo (Y / Yellow)
  • G + B = Cian (C)
  • B + R = Magenta (M)

Esquemáticamente los resultados son los siguientes:

Resultados de la síntesis aditiva

En este esquema básico de colores RGB (primarios), los colores resultantes (CMY) surgen de una síntesis aditiva, en la que cada color secundario resulta más claro que los colores que los genera, ya que son resultados de superposiciones de luces.

El resultado de estimular los tres grupos de células sensibles al color, en igual intensidad y al 100%, dará por resultado la percepción de «luz blanca»:

Síntesis aditiva

RGB: 60-150-255

Clic sobre la imagen para ampliar.

La notación hexadecimal

Si bien más arriba hemos representado las componentes RGB en porcentajes, la forma correcta es emplear valores decimales (entre 0 y 255) ó hexadecimales (entre 00 y FF; 255 en decimal). Veamos un ejemplo:

El color (60, 150, 255), equivalente al #3C96FF, está compuesto por:

  • 60 de rojo,
  • 150 de verde,
  • 255 de azul.

Quienes estén dedicados al diseño web, por ejemplo, estarán habituados a esta forma de notación; sobre la que hablaremos en una próxima entrada.

En próximas publicaciones estaremos hablando de los modelos HSV y HSL, CIE Lab y Hunter Lab, entre otros, cada uno con diferentes ventajas y desventajas de aplicabilidad en la práctica profesional.

Plácido Luna.
18/09/2018